Cómo pilotar con éxito tu propio negocio

0

Pilotar cualquier tipo de negocio es una sensación similar a la que se produce cuando se viaja en avión y se sufre ese momento de duda o miedo al despegar, en el que siempre se teme por lo que pasará después, pese a que al final todo vuelve a la normalidad… Esta metáfora es mucho más clara que la mayoría de modelos, matrices, teorías, y otras figuras que componen la tan amplia literatura sobre el emprendimiento.

Por lo que haz tu propio ejercicio personal y compara el despegue de un avión con el lanzamiento de una Pyme. Como ya sabes (al haber sido pasajero), el momento de salida es el momento más crítico porque si la aeronave no coge la suficiente velocidad, se corre el riesgo de no levantar el vuelo e incluso de estrellarse. Por eso antes de despegar siempre se revisa el avión, se comprueba que el piloto cuenta con las óptimas condiciones físicas y emocionales (los conocimientos técnicos ya se le presuponen), se revisa que hay suficiente combustible, que no hay exceso de peso por el equipaje, que los motores no tienen ningún objeto extraño, etc.

Lo mismo pasa con un negocio, muchas empresas no llegan ni al tercer año de vida. Se estrellan al poco tiempo de su nacimiento por falta de potencia (deficiente liderazgo y plan de marketing) o por exceso de peso (estructura elevada para tan poco beneficio). De ahí, que el emprendedor deba de revisar concienzudamente su proyecto empresarial: comprobar que cuenta con los recursos necesarios, tanto financieros (combustible) como humanos (piloto y tripulación), evitar cargas innecesarias que supongan un pesado lastre, y contar con unos motores (ingresos y margen de beneficio) en perfecto estado. Al igual que ocurre con un avión,  sólo un buen profesional será capaz de hacerlo despegar con garantías.

En el mundo de la Pyme esa figura suele ser desempeñada por el propio emprendedor, en especial en las empresas más pequeñas, pero lo más aconsejable es recurrir a un gestor con experiencia. Sólo así tendremos la seguridad de que nuestro avión pueda despegar con éxito y afrontar con garantías un viaje plagado de turbulencias.


Por último recordar el importante papel de la tripulación (directivos), que velan por la seguridad y confort de todos los pasajeros (trabajadores, proveedores, clientes, socios, etc). Además de avisar al piloto de cualquier tipo de incidencia.

¡Comparte!

Sobre el autor

Dejar un comentario