10 preguntas que debes responder sobre las finanzas de tu negocio

0

Normalmente, las finanzas se delegan en manos de un contable o de un asesor externo, lo cual suele ser una mala decisión a nivel de dirección financiera, porque sin información económico–financiera interna difícilmente se podrán tomar decisiones correctas. Por eso, muchas empresas entran en dificultades por una mala gestión de la tesorería o por basar la toma de decisiones financieras en la cuenta de resultados. Esto último es muy habitual cuando crece o se consiguen grandes contratos o pedidos que ponen a la empresa al borde de la quiebra por haber planificado mal la tesorería.

Es fundamental contar con un buen programa de contabilidad en la nube, que te permita llevar un buen control de las finanzas. En ese caso podrás responder sin problema a estas preguntas sobre la salud de las finanzas de tu empresa:

  1. ¿Qué es lo que tienes?: para responder a esta pregunta debes saber cuáles son tus activos tanto corrientes (tesorería, saldos con clientes, etc) como no corrientes (mobiliario, vehículos, oficinas…). Ten en cuenta que hay ciertos activos como los inmobiliarios que pueden revalorizarse con el paso del tiempo, lo que se traduce en una mayor solvencia de la empresa.
  2. ¿Qué es lo que debes?: es decir, cuáles son tus pasivos (nóminas pendientes, proveedores, préstamos, impuestos, etc) con los que debes responder con tus activos. Ten en cuenta que si tus pasivos fueran mayores que tus activos estarías en situación de quiebra y deberías de aportar capital para solucionar el problema financiero.
  3. ¿Cuánto te cuesta producir lo que vendes?: dependiendo de tu tipo de negocio responder a ésta pregunta sobre las finanzas de tu empresa será más fácil o difícil. No es lo mismo una actividad comercial que compra productos para revenderlos con un margen, que una empresa de servicios o una industrial.
  4. ¿Cuál es tu margen de beneficio bruto?: es decir, la diferencia entre el coste de las ventas y su precio de venta sin impuestos como el IVA. Ten en cuenta que ese margen es el que tiene que cubrir los gastos de estructura o también llamados generales.
  5. ¿Cuál es tu porcentaje de margen de beneficio bruto?: es el cociente entre el margen y el precio de venta sin impuestos como el IVA. Esa información sobre las finanzas de tu empresa es especialmente útil a la hora de negociar descuentos comerciales. Y más que el porcentaje, es importante la evolución del margen del mismo en el tiempo, para analizar la productividad y eficacia del negocio.
  6. ¿Cuánto gastas en estructura?: hablamos en este caso del resto de gastos generales que no tienen que ver directamente con el producto o servicio. Por ejemplo, gastos de administración y promoción, alquiler de oficina, etc.
  7. ¿Cuál es el importe de los saldos a cobrar?: es decir, del dinero que le deben a la empresa, normalmente por devoluciones de impuestos y clientes. Especialmente importante es conocer su evolución para detectar posibles problemas de liquidez o una mala gestión de la tesorería.
  8. ¿Cuál es el plazo medio de cobro de los saldos a cobrar?: al igual que con la anterior pregunta nos permite detectar problemas de tesorería, en especial si va en aumento. Para calcular el plazo medio divide el saldo de clientes entre las ventas medias diarias con IVA incluido.
  9. ¿Cuál es el importe de los saldos a pagar?: en esta cuestión se hace referencia al dinero que debe a la empresa, normalmente por la actividad comercial. Es decir, a deudas con proveedores. Si su importe está creciendo puede ser por dos razones, que no tienen por qué indicar que tienes problemas con las finanzas de tu empresa. Esos motivos son: o mayores compras por un aumento de ventas o aumento del plazo de pago para una mejor situación de la tesorería.
  10. ¿Cuál es el porcentaje de los saldos a pagar respecto de saldos a cobrar?: este cociente te permite saber si tendrás problemas de liquidez a corto plazo, ya que si debes más a proveedores que lo que te deben los clientes, puedes tener problemas con las finanzas de tu empresa, salvo que tengas un saldo suficiente de tesorería para cubrir el déficit.
¡Comparte!

Sobre el autor

Dejar un comentario