3 consejos para no ser esclavo de tu negocio

0

¿El emprendedor nace o se hace? ¿Y los líderes emprendedores? La respuesta a la pregunta depende mucho de la persona y de las circunstancias. Aunque lo normal, es que las personas corrientes, no nazcan siendo emprendedores aunque es posible que tengan algunas habilidades para el liderazgo.

Ser emprendedor es amar el riesgo, el cambio, y la incertidumbre. Es andar sobre el alambre, pero sin red. Por eso, cuando estás recorriendo el camino te das cuentas de que es mucho más sencillo aprender de los grandes líderes emprendedores que de los grandes “gurús” de la literatura empresarial (aunque los hay muy buenos). Y ahí está la buena noticia, todo se puede aprender pero quizás tengas que luchar contra tus miedos y tu “programación educativa”. Ser parte de los líderes emprendedores te permitirá ser más eficaz al gestionar un negocio, porque al final las empresas están formadas por personas y el emprendedor que actúa como hombre orquesta tiene muy difícil la supervivencia en un entorno tan hostil como el actual.

Pero ser líder no es lo mismo que ser el jefe o el director. Digamos que un director es la parte racional y analítica, lo que sería el cerebro en el cuerpo humano. Pero el líder es el espíritu, la visión y la pasión que hace que ocurra lo imposible. De ahí, que  los grandes líderes emprendedores hablan al espíritu de sus colaboradores, sirviéndoles de inspiración.

Si quieres aprender a ser un buen líder, simplemente tienes que tener en cuenta lo que define a los grandes líderes emprendedores:

  • Son visibles, dando ejemplo presencial a sus seguidores.
  • Se comprometen con pasión en lo que tienen que hacer.
  • Son honrados, viven por y conforme a sus principios y valores.
  • Se sacrifican, porque saben que todo lo valioso implica ser tenaz.
  • Son grandes comunicadores, tanto a nivel verbal como no verbal.
  • Tienen visión, es decir ven con claridad cómo tiene que ser el futuro.
  • Son “confiables”, porque un buen líder no sólo debe de confiar en sus seguidores, sino que sobre todo éstos tienen que poder confiar en su líder.
  • Aman el riesgo, porque saben que romper las reglas es la única forma de liderar mercados.
  • Tienen una actitud creativa, lo que les hace ver las oportunidades pero sin someterse a las “supuestas limitaciones” de su época o entorno.
¡Comparte!

Sobre el autor

Dejar un comentario